¿Decadencia o evolución musical?

Por Juan Francisco Almazán Baeza (Canta autor)

Colaboración

  • Satanás era un mito entre los que alcanzaban la fama

En 1969, Jim Douglas Morrison, vocalista y cabeza de la icónica banda estadounidense The Doors, aseguraba que miraba el futuro musical en constante convivencia con tecnología, pistas producidas con máquinas, cintas y montajes electrónicos.

Hasta el día de hoy, parece que ese futuro tan esperado ha llegado.

Es complicado no abordar un tema de tanto interés y trascendencia sociocultural, no cabe duda que la música es uno de los aspectos fundamentales para el disfrute y el goce de la vida en general del ser humano, así como también uno de los instrumentos primordiales  de sensibilización para extender así la plenitud en aspectos humanísticos y sociales.

La música en lo particular siempre ha sido un tema digno de debate y polémica gracias a su complejidad y universalidad,  ¿Hasta qué grado podemos saber o en todo caso opinar si la música es realmente buena artística y estéticamente?

La historia en general no resguarda fechas exactas en las cuales la música llegara a surgir en la civilización, pero para un panorama más claro, la música empezaría a tornarse en un aspecto cotidiano con la llegada de géneros de pilar como el jazz, el blues, el rap y el rock, los cuales comenzarían a comercializar la industria musical.

Dejando un poco de lado los géneros, encontramos artistas que siempre serán un referente a la belleza que resguarda en ella. Artistas como Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), Niccoloó Panini (1782-1840), Robert Johnson (1911-1938), entre otros más, lograron su popularidad en el mundo musical debido a la complejidad que sus obras alcanzaron, inmiscuyéndose incluso en varios mitos que los convertirían en leyendas, como es el caso de los últimos dos mencionados, de los cuales se rumoraría años más tarde de un supuesto trato con satanás a cambio de un alcance virtuoso que indiscutiblemente consiguieron.

Es aquí en donde se empieza a valorar a la música primordialmente por la complejidad que esta conlleve, no obstante de la mano con la estética intelectual, pues recordemos que la literatura también juega un papel importante.

Conforme han pasado los años, varios estudiosos del tema se han encargado de dar fuertes críticas hacia la industria musical de hoy en día, y es que indiscutiblemente estamos en una época en la cual todo ha ido revolucionando de una manera sumamente notoria.

La música en lo particular ha sido una de las principales víctimas del cambio, pues cada vez vemos el surgimiento de nuevos subgéneros que prácticamente son lo mismo de lo anterior, pero modificados de tal manera que emanan características peculiares que evocan a un estado crítico sobre la calidad musical.

Entrando un poco en el debate podemos darnos cuenta que Morrison con una visión futurista le dio al clavo, pues hoy la música de “moda”, comandada principalmente por el público millenial, es una música muy tecnológica, que conlleva maquinas, luces por todas partes y electrónica en diferente modelo.

Si es buena o mala realmente nunca podremos saberlo, ya que al ser universal la misma cuenta con una línea subjetiva que es difícil de corromper, pero lo cierto es que los valores musicales que vieron nacer los primero géneros han decaído. Pues estamos frente a un público bastante selectivo, pero carente de exigencia de calidad, esto en comparación con los virtuosos mencionados anteriormente.

Pienso de una manera muy subjetiva, que la inmediatez y la vanidad ha evocado el carácter de esta nueva generación musical.

Cada vez podemos encontrarnos artistas que alcanzan la fama y popularidad sin la necesidad de siquiera poner en marcha algún instrumento más que el vocal y no estoy diciendo que esté mal, pero es importante señalar los cambios con más efecto.

Las criticas también prevalecen en el aspecto lírico, pues a la generación ya dicha no parece incomodarle que las letras no sean estéticamente bellas, sino más bien lo que la industria de estos tiempos se ha percatado es que el público de hoy lo que busca es lo fácil de digerir, sin complicaciones.

Es por ello precisamente que hemos visto líricas en los artistas con constantes frases repetitivas, esto a su vez hace que el público tenga en mente la frase e inconscientemente vaya adoptando un gusto hacia lo que su cerebro reproduce constantemente.

Se piensa que las generaciones actuales han llegado a reconfigurar el mundo musical, e indiscutiblemente todos nos percatamos de ello, en mi opinión veo diariamente artistas que son comercializados desde una imagen banal dejando atrás otros aspectos fundamentales para trascender en la verdadera parte artística.

Aquí viene lo triste para quienes crecieron con una estructura musical diferente, pues parece que aquella época no la verán resurgir en un futuro.

Lo único cierto es que mientras la música siga abonando universalidad, sólo podremos disfrutar lo que la misma nos ofrezca, escuchando lo que nos toque el alma, el corazón y nos endulce el oído.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close