Gracias

Luz María Martínez
(Colaboradora)
Darme cuenta el gran daño que me causaste y a pesar de ello me defendí durante años, fue cómo sumergirme en una alberca con hielo, sintiéndolo en cada poro de mi piel.
Ver tus cartas en las que me hacías creer que derramabas amor, cuando nunca lo sentiste.
Tu afán por hacerme sufrir por cada uno de los detalles, cada palabra de amor que eran hacia ti, eran la fabricación de tu daga que afilabas tranquilamente, hasta que llegó el momento que tu decidiste clavármela por la espalda, para dar fin a ésta relación.
Ahora ya no me puedes hacer más daño, lo entendí, tú y yo nunca más.
Como arte de magia quedó atrás esa desconfianza y coraje hacia ti, ya comprendí que eres un excelente ilusionista que me envolvió en su magia.
Hoy te tengo una sorpresa¡ Salí de esa alberca helada y ahora estoy frente al sol para sobrevivir, recuperando mi verdadera esencia y ese amor a la verdadera vida que a tu lado perdí. Así que Gracias a tu cobardía y frustraciones que me han dado la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close