Música norteña símbolo de identidad

◊ En la franja fronteriza noreste de México y el sur de Texas

Irineo Orta

La música norteña ha tenido la particularidad de mantener su esencia, a pesar de haber asimilado ideas melódicas de otras músicas, manteniéndose como un patrimonio inmaterial de millones de personas en México y en Estados Unidos, afirmó Luis Díaz Santana Garza, investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

En su charla virtual La música de acordeón y bajo sexto en la frontera México-Estados Unidos, ofrecida en el Seminario Antropología, Historia, Conservación y Documentación de la Música en México, 2020, organizado por la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el ponente propuso revalorar a la música norteña como parte importante en el grupo de las músicas urbanas y hacer evidente la importancia de la franja fronteriza, especialmente el noreste de México y el sur de Texas, en el desarrollo de ésta. (Foto; El acordeonista Agapito Zúñiga —quien grabó en la Ciudad de México para la compañía Peerless)

Antonio Tanguma Guuajardo

En la quinta conferencia, dictada en el marco de la campaña de difusión “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, Díaz Santana destacó la relevancia del proceso de formación de una región y de una identidad compartida en dicha zona geográfica, por medio de la música, tomando como referente el caso de los conjuntos norteño y tejano o tex-mex, como también se le llama.

“La música norteña y su asimilación en el conjunto tex-mex es una manifestación de la cultura expresiva que, con el paso del tiempo, se ha convertido en un emblema de la frontera entre los dos países, y a pesar que desde hace décadas ha desplazado al mariachi como símbolo de mexicanidad, han sido muy escasos los trabajos de investigación que se han concentrado en esta agrupación musical”, indicó. (Pie foto; Antonio Tanguma Guajardo (1903-1989), pionero en la música norteña)

Camilo Cantú

Tras la Revolución Mexicana, dijo, en las primeras décadas del siglo XX, en el noreste de México, una de las razones por las que se comenzó a difundir el gusto por el acordeón, y luego por el bajo sexto, fue la conveniencia de pagar pocas monedas e, incluso, comida, a uno o dos músicos, en lugar de las bandas u orquestas típicas, las cuales, poco a poco, fueron desplazadas.

“Los iniciadores de este género se dedicaban principalmente a trabajar en el campo, y la música les servía para complementar sus escasos ingresos. Antonio Tanguma Guajardo (1903-1989), pionero en la música norteña, trabajó jornadas extenuantes y esporádicamente realizaba giras, cuya paga era poca”, mencionó el doctor en Historia por la UAZ. (pie foto; El conjunto norteño y su asimilación en el conjunto TexMex es una manifestación de la cultura expresiva)

Pedro Ayala

La conferencia estuvo basada en su libro Historia de la música norteña mexicana (Plaza y Valdés, 2015), texto que el autor tradujo al inglés y próximamente será editado en Estados Unidos; “más que exponer la historia de la música norteña, aborda el devenir musical en la frontera México-Estados Unidos”, expuso.

Así, desde Zacatecas, Díaz Santana, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, comentó que esta forma musical es una herencia de la música del Segundo Imperio: polkas, redovas y chotis. (Pie foto; El neoleonés Pedro Ayala, uno de los más importantes pioneros de música norteña)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close